lunes, 28 de mayo de 2007

Basílica de San Marcos - Venecia



La Basílica de San Marcos es una de las obras más importantes del arte bizantino, concretamente de la etapa denominada Segunda Edad de Oro. Se encuentra en la ciudad de Venecia, en la plaza San Marcos.

Los orígenes de la basílica se remontan al año 832 en donde se inaugura la primera iglesia consagrada al evangelista San Marcos, supuestamente porque allí se albergaban los restos de éste, que según la leyenda, habían sido sacados clandestinamente por dos navegantes venecianos de un monasterio de Alejandría en Egipto, y llevados a Venecia. La iglesia en su origen fue concebida para ser una continuación del Palacio Ducal. En el año 976 hubo una revuelta del pueblo para detener al dogo Pedro IV Candiano, prendiendo fuego al Palacio Ducal. El fuego destruyó parte de la plaza y la iglesia.

El sucesor del detenido dogo fué Pietro Orseolo, el cual se encargó de los inicios de la reconstrucción y restauro de los edificios destruídos.

En el año 1063, bajo el gobierno del dogo Pietro Contarini, es cuando se efectuarán realmente los trabajos de reconstrucción de la basílica y siendo consagrada finalmente en el 1094, manteniéndose en su mayoría la estructura que actualmente vemos, copia fiel a la iglesia de los Santos Apóstoles de Constantinopla.

La planta de esta iglesia es de cruz griega inscrita en un rectángulo, influencia de la arquitectura armenia, con cinco grandes cúpulas sobre tambor, una central y las otras rodeando a ésta. En el siglo XIII se le añade el nártex que se corona con cúpulas más pequeñas que envuelven el brazo inferior de la cruz. También se le añaden los ábsides. Estamos hablando de una basílica de tres naves.


Analizaremos el edificio en sus partes más importantes:


Fachada Principal:

No se corresponde con la típica iglesia bizantina, de hecho de esta época solo conserva la decoración de las portadas, lunetones y el resto es una construcción básicamente románica y gótica.
La fachada la podemos dividir en dos partes; la parte inferior que se abre en cinco puertas con bajorrelieves, virtudes y oficios y la superior terminada con los grandes arcos rematados.
La puerta central es de estilo románico y realizada en mármol blanco al igual que todas las demás. La central está rematada por cuatro caballos dorados, dando una impresión de agilidad y movimiento. Estos caballos fueron transportados por los venecianos desde el Hipódromo de Constantinopla en el 1204, después de la conquista de esa ciudad durante la IV Cruzada. No se conoce con certeza la fecha en que fueron fundidos ni el lugar de origen, pero se han propuesto diversas hipótesis, entre ellas: que son del siglo IV a.c., griegos, realizados en bronce; o bien, del siglo II d.c., romanos y realizados en cobre. Como fué habitual en Napoleón tras sus conquistas, estos caballos fueron transportados a París, aunque posteriormente fueron devueltos a Venecia por los austriacos, aunque en la actualidad puede ser que sean una copia, estando los originales en el museo.
La fachada está dominada por el Gran Cristo, realizado en mosaico, con el libro de la Ley. El contenido del mosaico
consiste en este libro.
Hay personas que transportan los restos de San Marcos al interior de la Basílica. Dos prelados con báculo llevan el féretro mientras que el Dux y los dignatarios del gobierno se agrupan en los portales de la derecha. En los de la izquierda se agrupan otros dignatarios para recibir a San Marcos. En los portales más alejados otros personajes menos importantes.
Prevalece el esquematismo de la representación y lo dorado, símbolo del poder. Todo tiene como un significado metafísico, donde no da cabida a discusión del poder de la política y la religión.
Los cuatro lunetones están decorados con mosaicos del siglo XVII ejecutados por A. Gaetano sobre cartones de Maffio Verona, con temas tomados de la vida de Cristo.
Hacia finales del siglo XIV y principios del siglo XV se realizan los remates o glabetes de estilo gótico florido veneciano. Esta obra fué comenzada bajo la dirección de los Delle Masegne y continuada por otros artistas escultores, muchos provenientes de la Toscana, realizando la mayor parte de la decoración de estatuas y nichos.
Remata el gablete central la figura del león, símbolo iconográfico de San Marcos y símbolo de la ciudad de Venecia.

Fachada Piazzetta o fachada sur:

Estamos hablando de dos arcadas con remates góticos.
Lo que más destaca de esta parte de la basílica es el grupo escultórico en pórfido llamado “Los Tetrarcas” o “Mori”. Posiblemente procedentes de Siria o Egipto en el siglo IV.

Fachada Piazzetta dei Leoncini o fachada norte:

Cuatro arcadas con capiteles bizantinos y dos leones románicos.

Interior:

Se alza sobre una plataforma algo elevada con respecto al nivel de la plaza siguiendo el esquema de los templos y las basílicas antiguos, para subrayar el carácter sagrado.
Es un espacio en cruz griega pero con una proporciones no definibles y limitadas, dando una sensación de desorden.
Tanto las columnas, pavimento y muros están recubiertos por mármoles de diversos tipos y formas como en mosaico. Los muros están recubiertos de lastras de mármol y las cúpulas de mosaicos en vidrio y oro.
A diferencia de Santa Sofía aquí es excasa la luz, da la sensación de moverse sobre una especie de penumbra que acentúan los mosaicos, los cuales dan una sensación de mayor amplitud.
En el altar hay un gran bloque de granito que sirve de mesa, traído de Tiro en el siglo XII, desde el cual, según la tradición, habló Cristo a la multitud.
Por detrás del altar encontramos el mosaico más famoso de la basílica “Pala d'Oro”, trabajo orfebre bizantino y veneciano realizado entre los siglos X y XIV.

Baptisterio:

Construido en el siglo XIV en el espacio del lado del transepto. Su decoración se realiza entre los siglos XV y XVI. El iniciador fue el dogo Andrea Dandolo. Al parecer la anterior decoración se remonta al siglo X y se trataba de frescos.
Ya esta decoración denota una cierta influencia gótica con figuras mucho más estilizadas.


Por tanto la Basílica de San Marcos es una arquitectura religiosa que en su tiempo fué Capilla del Dogo de Venecia.
Al entrar en la basílica se mezclan una serie de sensaciones fruto de un conjunto de penumbra, mosaico y olor a velas encendidas.
Actualmente gran parte del pavimento se encuentra recubierto por grandes alfombras de esparto para protegerlos, así como no es posible acceder a diferentes zonas. Todo se debe a la pleamar que llega a entrar el agua en la basílica.


Bibliografía:

--http://www.cayetano.org/eha/repositorio/epocas-estilos/bizantino/msg00001.html

--http://es.wikipedia.org/wiki/Bas%C3%ADlica_de_San_Marcos

--http://www.almendron.com/arte/glosario/glosario_l.htm.

--AA.VV. Historia del Arte. Vicens-Vivens. 1995. Barcelona.

--Martín González, J. J. Historia del Arte.

--AA.VV. Venecia. Storti Edizioni. 1995. Venecia.

Merfas 2007



4 comentarios:

Angeles S. dijo...

Impresionante la basílica. Que pena que ya solo se construyan pisitos de 30 m....:))

Javier Gómez dijo...

La Basílica es impresionante. Toda una obra de arte. Aunque eso sí, como se aprovechan los italianos con las entradas. De todos modos queda majestuosa allí en aquella Gran Plaza de San Marcos.

Carmen Márquez dijo...

¡Espero visitarla algún día!...¿Me haces de guía?...

Haykus dijo...

Yo tuve la suerte antes de la invasión de la pleamar, sin esas esteras de esparto y con acceso a zonas hoy restringidas. Es impresionante y me ha encantado ver esta descrición aquí, tu siempre maravillosa¡¡¡