lunes, 17 de noviembre de 2008

El viaje de los sueños

Me quedé dormida,

Sí, me quedé dormida, mientras tu me narrabas las historias que has vivido en esos paisajes lejanos.

Sí, estaba dormida, pero el sueño se entremezclaba con tus palabras y susurros; con el tacto de tus rodillas bajo mi cara; con las escenas que yo imaginaba en mi pensamiento.

Magnífico sueño el de ese día. Tristeza que acabara pronto; pero al abrir los ojos, mis labios volvieron a sonreir. Allí estabas tu, contándome esas aventuras vividas de viajes a tierras extrañas. Viajes que te acompañaba en sueños contados.

Granada. 27 de enero de 1999. 

2 comentarios:

Kato dijo...

muy bonita e inspirarte poesía

Drea dijo...

Precioso texto.